La I.T.E.

Numerosos ayuntamientos han implantado la obligación de inspeccionar los edificios a partir de una antigüedad determinada con el fin de conservar su patrimonio arquitectónico.

Consideramos la importancia fundamental de concienciarnos de que se trata de invertir en la prevención, que nos reportará a todos unos beneficios, en forma de ahorro, mucho mayores que la repercusión que inicialmente pueda suponer el correcto mantenimiento, además de la realidad de vivir en unas casas y ciudad mucho más cuidadas y sanas.

El conjunto de la actuación consiste en la intervención profesional para la redacción del Informe de Inspección Técnica a partir de:

  • el reconocimiento visual del edificio.
  • el dictamen sobre las causas que originan lo informado.
  • la definición de las medidas preventivas y correctoras necesarias.

Para las tareas de inspección de los edificios se sigue el procedimiento PR14, definido dentro del Sistema de Gestión de la Calidad.

 

Metodología de trabajo

Inspección “in situ” del inmueble.

Toma de datos: visuales, gráficos, testimoniales,...

Reunión de antecedentes (si los hubiere o se precisaran): escrituras, títulos de propiedad, deslindes, proyectos, certificaciones y liquidaciones de obra, normativa de aplicación, libros de órdenes e incidencias, certificado final de obra,...

Redacción de Informe según modelos oficiales municipales.

Presentación del Informe firmado en el ayuntamiento correspondiente.

Entrega en mano a la Propiedad del Informe y Acta de inspección registrados por los organismos.

Seguimiento del expediente en el Ayuntamiento correspondiente.

Inspección técnica y emisión del Certificado de Subsanación de deficiencias.

Ofrecemos como servicio opcional un Manual de Uso y Mantenimiento sigular para cada edificio.

 

Rehabilitación energética

Sugerimos como gran oprtunidad la Inspección Técnica de nuestros edificios para la evaluación de su comportamiento energético, con el fin de determinar el margen seguro de mejora y el aprovechamiento de los nuevos sistemas y ayudas para actualizarlos.

Son tres los objetivos principales:

  • Reducción de las demandas energéticas del edificio mediante la renovación de los elementos constructivos configurantes de su volumen.
  • Implantación de sistemas de producción sostenible.
  • Reducción del impacto medioabietal por la emisión de los residuos producidos.

Para ello, complementamos la inspección ordinaria con la toma de datos específicos y la redacción de un informe de evaluación sobre su efeiciencia energética y las posibles actuaciones de mejora, traducidas en el ahorro económico que supondrían para los porietarios.